viernes, 8 de agosto de 2008

MI nuevo Bebé

Hoy le han hecho a mi mujer una ecografía para poder oír, por primera vez, el latido del pequeño coranzoncito de nuestro tercer hijo.

Siempre me ocurre lo mismo. Nunca te acostumbras a la emoción que supone oír latir un corazón que es minúsculo, microscópico. Hoy ha sido especialmente emocionante.

Siempre me ocurre lo mismo: el doctor comienza a ver la imagen de la ecografía en silencio. A mi me empieza a latir cada vez más fuerte el corazón y la manos comienzan a sudar. Solo 10 segundos. Después: "todo está bien". En ese momento miras el monitor y ves algo similar a un feto ( crees que lo ves, porque luego cuando el doctor te indica donde está nunca coincide con la parte del monitor en la que mirabas). Siento que los pies se separan del suelo, los ojos comienzan a humedecerse, musito " Gracias, Dios mio", y grito: " Te quiero, Mami".

Siempre me ocurre lo mismo. Siempre me emociona de tal manera que no puedo explicarlo, hay que vivirlo.

Siempre me ocurre lo mismo. Y pido a Dios: "!!!Cuantas más veces mejor¡¡¡¡"

4 comentarios:

ANAROSKI dijo...

Así es, esos segundos hasta que habla el ginecólogo, y te dice está todo bien, para mí, ese sonido es aún más especial, sobre todo por lo que nos pasó con nuestra primera niña. Así que el ginecólogo, un profesional encantador y de gran fé, lo primero que hacía en cada ecografía era, vamos a escuchar el corazón del bebé, me quedaba muy tranquila, y me daba seguridad. Enhorabuena a toda la familia, que ya va quedando menos para conocer su carita, espero que me sigas teniendo informada sobre el embarazo.

Un abrazo desde la Isla.

familia sin apuros dijo...

Muchas gracias. Claro que te iré, os iré, informando sobre el embarazo,

Hilda dijo...

felicidades. No soy mamá, no sé que es esa sensación. Pero hacía ultrasonidos con mis pacientes y atendido partos (cuando hice mis prácticas en hospitales), era una sensación maravillosa. Escuchar ese corazoncito y saber que ahí hay vida aunque no se vea, es genial!!
Pienso en los partos que atendí y en la hermosa sensación que me dio saber que contribuí a que vinieran al mundo, por lo menos en recibirlos.
Saludos. Hilda

familia sin apuros dijo...

Hila, menuda sensación también ayudar a nacer. ¡¡maravilloso¡¡¡¡ menuda responsabilidad¡¡