domingo, 7 de septiembre de 2008

Porque te Quiero

Por eso te digo lo que digo y hago lo que hago. Porque Te quiero y eres lo más importante en mi vida. Tú todavía no lo entiendes, pero así es.

Todavía no entiendes porque no te dejo que pongas los pies en el sofá.
Todavía no entiendes porque te fuerzo a que dejes tus juguetes, incluso esa princesa que tanto te gusta, a tus amigos.
Todavía no entiendes porque no te puedo comprar ese juguete que tanto te gustó.
Todavía no entiendes porque te regaño y te castigo si me mientes.
Todavía no entiendes porque te castigo sin jugar cuando se te escapa la mano sobre la cara de algún amigo.
Todavía no entiendes porque en Misa no se puede hablar ni correr por los pasillos.
Todavía no entiendes porque me enfado si hablas mal a Papá y a Mamá.

Se que te enfadas y lloras cuando, como toda la tarde de hoy cuando te he quitado ese bonito vestido que tanto te gusta, te regaño. Lo hago por ti. Ya lo entenderás pero mientras tanto, sé que se te pasará rápidamente el enfado y a mí me dolerá mucho mas que a ti ese pequeño cachete.

Solo quiero que sepas que hay un solo motivo para que te regañemos. Que te queremos tanto, tanto y tanto que tenemos que decirte NO. Ojalá que a todos los niños como tú les dijeran sus padres alguna vez que no. Ya te darás cuenta, cariño.

Buenas noches hija. Descansa.

17 comentarios:

lojeda dijo...

Algunas veces, los padres presumen de amigos de sus hijos.
Creo que muchos no han entendido lo que significa ser padres.
Mi madre me decía, cuando alguna vez me prohibía algo: "Quién bien te quiere, te hará llorar" ¡Cuántas veces la he recordado, cuando a mis hijos les he tenido que decir que no!
Ahora creo que hemos equivocado el significado de la palabra amor en todos los aspectos de nuestra vida.
Ahora, amor a los hijos es, dejarles hacer todo lo que ellos quieran y darles todos los caprichos que ellos piden, para que no nos molesten con sus lloros y enfados.
Los padre malos son los que tratan de enseñar a sus hijos que sin esfuerzo no se consigue nada, y que en esta vida, hay que saber renunciar a muchas cosas, para poder adaptarse a las circunstancias que la vida nos vaya presentando.
Así nunca seremos infelices, porque sabremos vivir siempre con lo que tenemos en esos momentos, sin tener necesidad de más cosas.
Me alegra comprobar que todavía hay padres que se toman en serio su responsabilidad.
un abrazo

ANAROSKI dijo...

En esto de la educación, el decir no, es la parte más difícil y más importante, los psicologos del trabajo lo llaman asertividad, hay que aprender a decir no, y este es un punto a aplicarnos también los adultos, no decir no por sistema, pero no callar un no cuando hay que decirlo. Yo llevo un finde también que para mi queda, hemos cambiado la estrategia con la pequeña campanilla, que sigue usando las comidas para llamar la atención, así que a Antonio se le ha ocurrido cronometrar las comidas, si en media hora no se ha comido la comida, se retira el plato y hasta la merienda no se come nada,que es lo que se dejó en el almuerzo, los dos días han sido duros, pero es por su bien, que complicado es intentar ser padres, así que estoy de acuerdo contigo hasta en la última coma.

Buenas noches.

Hilda dijo...

Por eso mismo les digo a mis alumnos que valoren a sus padres, ellos tienen un trabajo extenuante y se ganan la animadversión de sus hijos con los regaños y llamadas de atención y la única razón que les impulsa a seguir haciéndolo a pesar de todo es porque quieren a sus hijos. Ser padres es un trabajo de tiempo completo y lo hacen muchos, de maravilla.
Que Dios los ilumine a tu esposa y a ti, a saber decir siempre no y sí en el momento adecuado, estoy segura que sus hijas, algún día lo entenderán, todos lo hacemos.
Saludos. Hilda

familia sin apuros dijo...

Lojeda, efectivamnete no hay nada mas cierto que el que bien te quiera te hará llorar. Cuantas veces he hecho llorar a mis hijas y cuantas veces lloraba yo en silencio por ellas.

Anaroski, sabia decision la de tu marido. Es buena táctca. Espero que te sea util. Pero, ¿ cuanto nos cuesta hacerlo, verdad?


Hila, ser padres mas que ser a tiempo completo es de por vida. Así es nada. Ya nunca descansas...., al igual que los educadores, personas claves en el aprendizaje de los niños.

lojeda dijo...

Entro en la conversación de Anaroski y vosotros, Familia, y os diré que el sistema de Antonio, marido de Ana, me lo han hecho a mi cuando era pequeña mis padres. Yo comía poco, así que lo que me dejaba en la comida...para la merienda, y si me lo dejaba en la merienda...para la cena, y así sucesivamente, hasta que se acababa el plato.
Seguro que mis padres sufrieron mucho con ese sistema, pero ahora les agradezco que lo hicieran, porque me como hasta las piedras. Yo también lo usé con mis hijos cuando eran pequeños y tonteaban con la comida, y también me dio efecto. Se sufre mucho, pero luego se ve la recompensa.
Un abrazo a todos.

Aguijón dijo...

Bueno, muy bueno.
mira este post que puse del Juez Emilio Calatayud http://lavidasevacomplicando.blogspot.com/2008/05/recuerdos-de-tiempos-pasados.html
No tiene desperdicio.
un abrazo,

Ignacio dijo...

Acabo de descubrir tú blog y es genial. Aún me queda mucho para poder formar una família, pero acostumbraré a mirar tú blog, ya que aprendo mucho de ella; así cuando me toque sabré alguna cosa más.

Enhorabuena por tú blog. Te animo a que pases por el mío(ignaciogarriga.wordpress.com), más modestillo que el tuyo, pero escrito desde el corazón, com este.

Saludos.

Luis y Mª Jesús dijo...

Siempre me ha preocupado ser muy exigente con mis hijos, pero el me di cuenta muy pronto de que exigir es querer, solo exigiendo se consigue que den un poco más de sí. Desde hace unos años me he acostumbrado a explicar el por qué de las normas y, aunque lleva algo más de tiempo, el resultado ha sido muy satisfactorio, desde los cuatro años, aún antes, los niños entienden el por qué de muchas normas.
Un abrazo
María Jesús

familia sin apuros dijo...

Lojeda, seguiré tus sabios consejs y así lo haré. Cierto que se sufre, pero que le vamos a hacer...

Aguijón, voy a leerlo ahora mismo y te cuento

Ignacio, muchas gracias por tu visita. Aquí tienes tu casa para lo que quieras y ahora mismo voy a verte.


Maria Jesús, cuanto más se exige mas se les quiere. Tomo nota de tu recomendación porque me fio de ti a tope

Terly dijo...

El oficio más antiguo de este mundo y seguramente el más difícil es el de ser padres. Sin embargo no existe una academia especializada. A ser padres no se aprende en la universidad, se aprende en la vida, caminando por ella y desde el corazón y el buen sentido común, aceptando y siguiendo tan buenos consejos como los que tú das.en este post.
Un abrazo.

Gracias por ellos porque siempre se pueden aprovechar.
Un abrazo.

AleMamá dijo...

Así no más es, ¡y cuanto cuesta muchas veces negarles algo!

Hilda dijo...

te he dejado un premio en mi blog de la defensa de la vida. Saludos. Hilda

Luisa dijo...

No quiero desanimar a nadie,je,je,lo mío es lo contrario,pero siguen sin entender aproximadamente unos veinticinco años.Despues,y lo se por experiencia,lo entendemos todo.
Es duro el NO pero es absolutamente necesario.

CRIS dijo...

Hace poco escribí un post contando como un amigo habló a uno de nuestros hijos acerca del sufrimiento.

Yo opino lo siguiente:

Mucha gente piensa que si "educas" estás siendo "agresivo" con el niño. Que conste que cuando digo "educar", no digo...maltratar...Digo educar: corregir, decir la verdad aunque duela, poner límites, enseñar a respetar, etc.

El problema es que nadie quiere oir hablar de sufrimiento y ahora...es tan tabú, que la sociedad se empeña en "negarlo", a ver si diciendo que no existe...nos lo creemos.

Hay que dar una capa de barniz hiperprotector: buenismo, delicadeza, "tolerancia"..., libertad mal entendida.

Todo eso resulta tan falso como un euro de madera, tal y como se plantea..., ya que la vida está ahí...en carne y hueso...con lo bueno y lo malo, y tarde o temprano aprendemos que no todo vale...y que las cosas son como son, no como queremos que sean.

Se están creando individuos profundamente inmaduros, incapaces de enfrentarse al día a día del matrimonio,los hijos, la enfermedad...

Luego tenemos todo lo que tenemos...más suicidios, violencia, aborto...

Educar a los hijos, aunque duela y ellos puedan sufrir, es una gran responsabilidad y un deber, si queremos que cuando lleguen a adultos puedan ser personas íntegras, capaces de llevar una vida plena.

Un abrazo

P.D: Te dejé un pequeño premio en el blog.

familia sin apuros dijo...

Luisa, como tu dices esto es solo el principio. Ser padres es para toda la vida.

Cris, muchas gracias por tu cariñoso regalito. Te lo agradecemos de corazón.

Luis y Mª Jesús dijo...

Gracias por tu confianza. Te fías más de mí que yo misma. Exigir lleva tiempo, esfuerzo y solo quien quiere a alguien está dispuesto a "perder el tiempo" para que mejore. Esto que nosotros vemos con claridad hay que explicárselo a los niños. "Te exijo que hagas esto para que de mayor no te cueste hacerlo".
Perdonadme el rollo. pero hace dos años di una charlita sobre autoridad de los padres y me sorprendió la perspectiva de algunos padres.
Un abrazo
María Jesús

JORGE dijo...

Dios bendice todo lo que hacemos con amor. Y si se corrige con amor, Dios bendice eso, aunque se tenga que poner cara de amargo por fuera, por dentro el corazón derrocha amor.

Y es que amar a nuestros hijos no es reirnos todo el tiempo, pues también hay que formar, y eso a veces duele y hace doler (como el cincel al bloque de marmol -si tuviese sensibilidad- para transformarlo en una obra de arte), pues resulta necesario romper yeliminar lo que no deja ver su belleza interior.

Dios bendice todo lo hecho con amor, incluso así nos equivoquemos, pues si actuamos con amor, Él sabrá escribir derecho en nuestros renglones torcidos.

Gracias y bendiciones